La inmortalidad del romance

A lo largo de mi vida he leído muchas quejas, críticas y otras formas de expresión despectiva acerca del género romántico, en todos los planos culturales: cine, literatura, teatro, música etc.

Y a pesar de ello, hay una realidad innegable: el romance está vivo. El romance tiene público, vende, tiene éxito y es popular. Pese a que haya voces de escépticos que digan que la gente está cansada de las historias de amor, de verlas en la televisión una y otra vez —un poco como en Moulin Rouge, cuando Nicole canta you think that people didnt have enough of silly love songs?—, el género sigue calando.

¿Por qué?

La respuesta es sencilla: porque todos queremos enamorarnos, incluso los que dicen que no.

Cuando leemos, vemos o escuchamos una historia de amor, sentimos un poco lo que sienten los protagonistas. Nos encanta vivir ese proceso de enamoramiento, sufrimos con las dificultades y nos enternecemos cuando vemos ese vivieron felices para siempre.

Porque como dice Barbra Streisand en El amor tiene dos caras, mientras esto dura «te sientes de puta madre».

Y esa es la razón por la cual cuando ponen Pretty Woman en la televisión o Love Actually en Navidad o Cuando Harry encontró a Sally el 14 de febrero son índice de audiencias, y por eso el romance es uno de los géneros más vendidos, por eso se ha adaptado tantas veces Orgullo y prejuicio. Y aquellos escépticos que reniegan de todo eso, los compadezco, porque ¿quién no quiere sentirse de puta madre?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s