Cómo organizarte para escribir una novela romántica

Antes de empezar, voy a advertiros que tal y como yo lo hago, se clasifica como escritor mapa. Eso sí, hay cosas nuevas que surgen a medida que vas creando, y que es inevitable hacer cambios. ¿Eso quiere decir que seas brújula?

No, porque cuando surgen los cambios, se tienen en cuenta y se planifica el resto de la novela incluyéndolos.

Dicho esto ¡empecemos!

Yo soy extremadamente organizada. Hago hasta la libreta del libro que voy a escribir y allí anoto TODOS los detalles de mi libro. Esto para mí tiene muchas ventajas:

1. Cuando no me acuerdo de algo (el apellido de fulanita, si tiene los ojos verdes o moteados o rasgados o el año de su nacimiento) abro la libreta y ahí está 🙂

2. Aprovecho los momentos de creatividad extrema para la trama.

3. Busco la información que necesitaré y la anoto, pudiendo tener una idea nítida de los paisajes, detalles y otras cosas que puedo usar.

A mí esto me va genial porque tengo poco tiempo para escribir (una o dos horas al día a lo sumo) y a veces me tiro semanas sin hacerlo. Haciendo esto me aseguro de no perder nada.

Como dije en el post de Mini guía para escribir una novela romántica, para mí los personajes son la esencia de la novela y pongo mucho énfasis en ellos, así que les hago una radiografía completa y descubro su personalidad antes incluso de crear la trama entera.

Os dejo algunos rasgos esenciales que yo tengo en cuenta a la hora de crearlos. No olvidéis que ellos deben ser de carne y hueso, como cualquier persona.

Antes de empezar la novela, en la libreta apunto cuántos capítulos va a tener según la extensión aproximada de cada uno de ellos, y qué ocurrirá. Por ejemplo:

1. Capítulo uno: Habitación de hotel en Roma. Nancy se levanta y ve que su novio Jared no está (raro, están de luna de miel). Abre la puerta de la habitación para ver si hay alguien a quién pueda pedir otra toalla y lo pilla in fraganti besando a una desconocida. (Nancy es introvertida, se calla las cosas y las pasa por dentro así que no monta en cólera, solo hace mas maletas ignorando las explicaciones de su novio y vuelve a casa).

Y así con todos los capítulos. Como he dicho, a lo largo del libro pueden cambiar cosas, puede ocurrir que se te aparezca la virgen y tengas una idea genial. Ok. Entonces toca rehacer la guía de los capítulos adaptando este cambio.

¿Qué logro con esto? Que haya un inicio, un nudo y un desenlace coherente, un ritmo similar en cada capítulo (que haya la misma dosis de acción como de reflexión).

Hay ciertas escenas que son clave en el libro. Que tienen que ser perfectas porque impactan, establecen el punto álgido del libro o revelan información esencial en la trama.

Esas escenas hay que tenerlas muy bien pensadas, desde el dónde suceden, pasando por el quién las realiza, cuándo (en que momento de la historia) y por qué.

DÓNDE: detallar el sitio muchas veces ayuda a la fluidez a la hora de escribir. Vas a poder hacerlo mejor en un sitio que conoces (tu habitación) en otro que no (en mi caso, la muralla china). Así que si lo hago allí, miraré fotografías, me informaré mucho acerca de como es.

QUIÉN: los protagonistas de esas escenas son clave, debes saber cómo van a reaccionar y para eso debes conocerlos en profundidad, no hacerlo sería un grave error.

CUÁNDO: el momento es clave. Avanzarse o retrasarse puede pifiar un libro (es esa sensación de que todo ocurre demasiado rápido o al contrario, que la historiq se hace eterna).

POR QUÉ: Cada escena debe ir dirigida a un propósito. ¿Por qué Nancy descubre que Jason le es infiel? Porque vuelve a casa de sus padres y allí se reencuentra con su amor adolescente. Hacer escenas de relleno solo hace que la historia se haga pesada.

Por último, recabar información.

Es importante hacerlo cuando tienes una temática especial (si por ejemplo, en el libro de Nancy ella se enfrenta a un divorcio, averigua cómo se hace para no inventarte cosas). Si todo ocurre en una ciudad, procura ambientar el libro con detalles de allí (vistas, calles, parques…).

Si es una novela histórica, la información es vital para recrear mínimamente la época en la que la sitúes (costumbres, vestidos, comida, tono al hablar).

Si es sobre un asesinato, los protocolos policíacos, si Nancy tiene una enfermedad terminal, busca los síntomas y el cuadro clínico. Cuantos más detalles, más realista se verá el libro. Yo siempre pongo como ejemplo cómo recreé el mundo del tenis en Delirium tremens; puedes aprovecharte y escribir sobre un tema que tu conozcas.

Cuando tengas listos estos 3 pasos, ¡ya estás listo para empezar a escribir!

Si te ha gustado el post, no te olvides de compartirlo o darle un me gusta♥️ ¡gracias por leer!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s